Síguenos en...

Cómo mejorar la eficiencia energética en una granja avícola de puesta

Cómo mejorar la eficiencia energética en una granja avícola de puesta

 

 

Reducir el consumo energético de una granja, almacén de fruta o cualquier tipo de industria reduce el impacto medioambiental en nuestro planeta y supone un gran ahorro económico para el empresario.

 

 

 

 

En una granja avícola de puesta, los ámbitos de actuación a tener en cuenta para mejorar la eficiencia energética de sus instalaciones son:

 

  • Iluminación

  • Climatización

  • Ventilación

  • Aislamiento térmico de granjas

 

A continuación, os explicamos las principales medidas que se deben adoptar en cada uno de los ámbitos:

 

Iluminación

 

  • Adecuación del nivel de iluminación a la instalación: En zonas donde no se lleven a cabo actividades que exijan una iluminación de gran calidad, un nivel de iluminación medio puede ser suficiente. El encendido de un menor número de lámparas (o de lámparas de menor potencia) conllevará un ahorro energético.

  • Limpieza de las luces con regularidad: La suciedad acumulada en lámparas y difusores disminuye considerablemente la luz emitida y puede provocar que se enciendan o se instalen más puntos de luz de los necesarios. Una limpieza regular, al menos una vez al mes, permitirá recuperar el nivel óptimo de iluminación de las lámparas y difusores existentes, evitando la instalación o encendido excesivo de luces.

  • Instalación de sensores de presencia en zonas de acceso puntual: En zonas de acceso puntual tales como accesos a las naves, es conveniente instalar sensores de presencia para asegurar que las luces de estas zonas no permanecen encendidas más tiempo del necesario.

  • Sustitución de lámparas y fluorescentes: Se recomienda sustituir los tubos fluorescentes de 38mm. por tubos de 16 o 26mm., porque son más eficientes. En zonas donde se requiera un mayor nivel de iluminación, es conveniente sustituir las bombillas incandescentes por lámparas fluorescentes compactas (LFC), consumen un 80% menos de electricidad y duran 12 veces más. En caso de que la instalación esté equipada con tubos fluorescentes (no compactos) instale balastos electrónicos.

 

Climatización / Ventilación

 

  • Optimización del sistema de ventilación: Se logra estableciendo un buen control de la temperatura y realizando la mínima ventilación necesaria en invierno; ajustando los reguladores de los ventiladores al mínimo caudal necesario (75 voltios); realizando inspecciones y limpiezas periódicas de los equipos de ventilación con el fin de minimizar posibles resistencias en los mismos, disminuyendo así su consumo.

  • Sustitución de lámparas de calefacción de propano y eléctricas por otras que funcionen con gas natural: El uso de gas natural en sustitución del propano y la electricidad para la calefacción de los animales, es más limpio desde el punto de vista de emisiones contaminantes asociadas. Además, necesita una menor limpieza, permite una elevación rápida de las temperaturas, es de fácil control y regulación y de menor coste.

  • Instalación y mantenimiento de sensores de control de temperatura: Los sensores de control ofrecen datos fiables de la temperatura en la explotación. Es recomendable instalar más de un sensor en la nave para asegurarnos que la distribución de calor es uniforme en toda ella.

  • Instalación de reguladores de frecuencia en ventiladores: Los reguladores de frecuencia son unos dispositivos electrónicos utilizados para controlar la velocidad de los ventiladores, con el fin de adaptar el caudal de aire aportado en cada momento.

  • Instalación de ventiladores trifásicos: Se recomienda sustituir los ventiladores monofásicos por ventiladores trifásicos (si la instalación eléctrica lo permite). Consumen un 40-45% menos electricidad que los monofásicos, permiten variación de velocidad y la energía consumida es proporcional a los caudales extraídos.

 

Aislamiento térmico

 

  • Medidas estructurales o constructivas (para instalaciones de nueva construcción): Orientar la nave de forma que el eje más largo de la misma se encuentre en sentido Este-Oeste. De esa forma se consigue evitar en verano la entrada del sol por las ventanas laterales en las horas de máxima radiación. Instale la nave sobre un terreno seco y permeable, a ser posible con una ligera pendiente y evitando la presencia de hondonadas. En las naves de ventilación natural debe dejarse el espacio suficiente entre naves contiguas para que circule el aire. La distancia recomendada para una nave de 100 m. de largo y 5 de alto son unos 20 m de separación.

  • Mejora del aislamiento de la nave respecto al exterior: Aislar térmicamente cubiertas, paredes, puertas, depósitos de agua y tuberías. Poner en la cara sur de la cubierta unos alerones que eviten la incidencia del sol en parte de las paredes de la nave. Proyectar algo de sombra sobre el edificio, con árboles de hoja caduca o mallas de sombreado sobre las ventanas de la fachada sur, pero permitiendo la ventilación. Sembrar hierba alrededor de la nave para minimizar la reflexión de los rayos solares. En las naves de ventilación natural, la superficie de ventanas debe ser en torno al 25% de la superficie del suelo, y no se debe superar los 10 m. de anchura en ventilación transversal (eje más corto de la nave). Pintar la cubierta y los muros de blanco o utilizar materiales reflectores, para reducir la transmisión de calor al interior del gallinero.

 

 

 

Fuente: www.fundacionentorno.org

Publicado
el 14-09-2015
compartelo...
¿Qué estás buscando?
FB
UME al día
Nuevo proyecto de UME Instalación: iluminación. climatización, redes y audiovisuales.ver más