Síguenos en...

Cómo elegir tu sistema de calefacción

Cómo elegir tu sistema de calefacción

“Winter is coming”... sí nos gusta Juego de Tronos y a parte, el “Invierno se aproxima”. A estas alturas deberíais tener vuestra calefacción preparada para encenderla en cualquier momento. Si tenéis dudas de cómo hacerlo, consultad nuestra entrada sobre cómo poner en marcha tu calefacción.

 

Volviendo al tema, la calefacción es imprescindible para los días de frío pero no todas las viviendas necesitan el mismo sistema para calentarse. En el mercado existen numerosos tipos y la elección de uno u otro dependerá de la ubicación del edificio, la climatología, el aislamiento, el tamaño y la distribución de la casa, el número de habitantes...

 

A continuación, os presentamos alguno de los distintos tipos de sistemas de calefacción atendiendo a su fuente de energía y al aparato o sistema que produce calor:

 

Calefacción de gas

 

Es una de las fuentes de energía más utilizadas en España. Es una energía limpia y eficaz, no contaminante. Distinguimos tres tipos de combustible: gas natural, gasóleo C o gas propano.

 

El gas natural es una buena opción porque no hay que preocuparse de su almacenamiento ni distribución, sin embargo, no llega hasta lugares alejados de ciudades. El gasóleo C se tiene que almacenar dentro de casa en tanques, por lo que resulta más peligroso, además es más sucio y contaminante; pero es una buena opción para hogares amplios. El gas propano es ideal para casas grandes o viviendas en pequeñas poblaciones, tiene una potencia calorífica superior al gas natural parecida al gasóleo C; se puede almacenar en depósitos en el exterior de la casa lo que lo coloca entre el gas natural y el gasóleo C hablando de seguridad.

 

Cualquier calefacción de gas, sea cual sea su combustible, necesita radiadores para distribuir el calor.

 

Calefacción eléctrica por acumulación

 

Es uno de los sistemas de calefacción más utilizados debido a su instalación sencilla, su mínimo mantenimiento y su seguridad. Es una energía que no consume oxígeno ni emite gases contaminantes. La electricidad se convierte en calor gracias a las resistencias eléctricas que hay dentro de cada calefactor eléctrico.

 

Su instalación es más económica que la de una calefacción de gas, pero hay que tener en cuenta que la tarifa eléctrica es más costosa que el gas natural. Sin embargo, para viviendas en zonas de calor donde no se necesita mucha potencia ni tiempo para calentar la casa, es una buena opción. También para viviendas donde el periodo de uso sea corto o en hogares pequeños.

 

Calefacción eléctrica por convectores

 

Funciona mediante una resistencia que calienta el aire que circula por el interior de los convectores. El agua caliente se obtiene mediante un termo.

 

Su instalación es barata pero el coste de funcionamiento es caro. Es una opción posible para viviendas situadas en zonas cálidas.

 

Emisores termoeléctricos

 

Se trata de radiadores de aceite, donde el sistema transmite el calor a través de un aceite térmico que se calienta mediante una resistencia eléctrica. Los radiadores son independientes y se pueden instalar en cualquier lugar sin obras porque no necesitan caldera ni tuberías.

 

Cuentan con un termostato para mantener una temperatura constante y homogénea. Además, una vez se apagan siguen irradiando calor durante horas. Son más seguros que los de agua porque no tienen presión.

 

Es una buena opción para viviendas pequeñas, en hogares grandes se necesitarían muchos radiadores y probablemente, contratar una potencia de luz alta.

 

Caldera con radiadores de agua

 

Es el sistema más utilizado en España. El calor se produce al quemarse el combustible (gas natural o gasóleo) en una caldera, ésta calienta el agua que se distribuye por toda la red de radiadores mediante tuberías. El uso de agua se debe a su bajo coste y a que cualquier vivienda tiene acceso a ella.

 

La caldera puede ser individual (de una única vivienda), central (de todo un edificio) o urbana (un barrio o población).

 

Suelo radiante

 

Se trata de una instalación de cables eléctricos o tuberías por las que circula agua caliente situados bajo el suelo de la vivienda. Éstos desprenden calor y lo propagan de abajo a arriba por la estancia.

 

Este sistema tiene una instalación de coste elevado pero permite ahorrar entre un 10% - 30% de su consumo posterior y necesita poco mantenimiento. Es ideal para zonas de clima frío.

 

Bomba de calor

 

Este sistema permite tener calefacción en invierno y aire acondicionado en verano en un único sistema, abaratando costes de inversión y simplificando la instalación.

 

Tarda poco en conseguir la temperatura deseada pero una vez apagado, el calor se va muy rápido. Por lo que lo recomendamos para zonas de climas cálidos o templados suaves.

 

 

En UME disponemos de profesionales especializados en el sector de la climatización, asesoramos y ofrecemos la solución que mejor se adapte a vuestras viviendas. Contactad con nosotros y pedid información sin compromiso.

 

 

Publicado
el 26-10-2015
compartelo...
¿Qué estás buscando?
FB
UME al día
En nuestra apuesta por la formación y mejora continua de nuestro equipo, en UME Instalación y Mantenimiento hemos finalizado recientemente el curso de 24 horas de formación en Riesgo Eléctrico.ver más
¡¡EMPEZAMOS LAS REBAJAS DE UME ILUMINACIÓN!! Te ofrecemos un 20?DESCUENTO* en nuestro stock de ILUMINACIÓN ¡Ven a tienda UME y llévate a casa piezas de los mejores fabricantes a precios espectaculares!ver más